Sábado, 19 de Abril de 2014 | Última actualización: 22:21

Buscar

NOTICIAS/América Latina

TEMA QUE HA ESCALADO LA BELIGERANCIA

Continúan enfrentamientos verbales entre Chile y Bolivia tras la excarcelación de tres soldados

Continúan enfrentamientos verbales entre Chile y Bolivia tras la excarcelación de tres soldados
Evo Morales, presidente de Bolivia. AFP

Tres soldados bolivianos fueron excarcelados en Chile donde permanecían detenidos desde hacía un mes por traspasar la frontera armados, un caso que este lunes volvió a recrudecer el enfrentamiento verbal entre los gobiernos de ambos países.


Un juez otorgó este lunes la excarcelación a los soldados de la prisión preventiva que cumplían, y la Fiscalía ofreció abreviar el proceso, pero los tres jóvenes uniformados decidieron no marcharse a Bolivia y continuar adelante con un juicio en territorio chileno en un intento por que se los declare inocentes.

 

La detención de los soldados, ocurrida el 25 de enero cerca del puesto fronterizo Colchane (norte), ha escalado la beligerancia en la ya compleja relación entre Bolivia y Chile, marcada por el reclamo boliviano por una salida al mar que perdió en una guerra con los chilenos a fines del siglo XIX.
 
El magistrado estableció nuevas medidas cautelares para los soldados, luego que la defensa de los tres soldados rechazara un acuerdo con la Fiscalía chilena para agilizar el proceso, con lo que se determinó seguir con la investigación del caso.
 
"Ellos no tenían más alternativa que ir a juicio (para demostrar que son inocentes)(...) nosotros tenemos la plena certeza de que son tres personas absolutamente inocentes", declaró al canal de noticias CNN Chile el abogado de los uniformados, Roberto Celedón.
Tras su liberación, el soldado José Fernández defendió en una rueda de prensa su inocencia. "Nosotros no hemos cometido ningún delito, estábamos luchando contra el contrabando", señaló.
 
"La lucha contra el contrabando debería ser tarea de todos, porque afecta a bolivianos y chilenos. Espero que se haga justicia declarándonos inocentes. Nosotros somos soldados bolivianos y por ley de nuestro Estado la estábamos cumpliendo", dijo Augusto Cárdenas, otros de los tres soldados.
 
Solicitud de retorno inmediato de los soldados bolivianos 
 
El gobierno del presidente Evo Morales había solicitado el retorno inmediato de los militares a territorio boliviano, al considerar que habían cruzado de forma involuntaria la frontera, cuando perseguían a contrabandistas de vehículos.
 
Morales acusó este lunes en La Paz a su par chileno Sebastián Piñera de haber tenido una "actitud cobarde", y aseguró que la detención de los militares -a los que calificó de "rehenes políticos"- está motivada por una "venganza" por la demanda marítima de su país.
 
"Es una venganza del presidente Piñera, porque con mucha fuerza, con mucha picardía planteamos a la comunidad internacional que Chile nos devuelva el mar", declaró Morales.
 
"Lamentamos que el gobierno boliviano no colabore en esta tarea, y realice declaraciones que se alejan de la verdad de los hechos y en un lenguaje que no corresponde al respeto que se deben nuestros países. No hay en Chile presos políticos, ni ánimo alguno de venganza", respondió el canciller chileno Alfredo Moreno.
 
Los militares bolivianos fueron conducidos este lunes a una audiencia judicial en la localidad de Pozo Almonte, 1.900 km al norte de Santiago, donde quedaron en libertad y con nuevas medidas cautelares.
 
Proceso judicial que acogió a los soldados 
 
El juez Rodrigo Hernández resolvió "que dos soldados queden en libertad, con arraigo nacional y firma semanal, y el tercero con arresto domiciliario nocturno", informó la Fiscalía de la región de Tarapacá (norte), en su cuenta de Twitter.
 
Los conscriptos Álex Choque, de 20 años, y Augusto Cárdenas, de 19, deberán presentarse semanalmente ante una Comisaría de la Policía en la ciudad de Iquique.
 
El tercero, José Fernández, de 18 años, que fue acusado además de portar ilegalmente un arma, deberá cumplir arresto domiciliario nocturno hasta el inicio de su juicio.
Fernández cumplirá la medida judicial en el domicilio del diputado del Partido Comunista de Chile, Hugo Gutiérrez, en Iquique.
 
El canciller chileno lamentó que la defensa decidiera alargar el proceso judicial. Según el ministro, en el caso de Choque y Cárdenas, la Fiscalía les había ofrecido suspender el proceso en su contra sin tener que asumir culpabilidad, a cambio de que fueran expulsados de territorio chileno y no retornaran en un año.
 
Esta medida fue la que se le aplicó a 14 soldados bolivianos en junio de 2011, cuando cruzaron involuntariamente la frontera chilena armados, en el extenso límite entre ambos países en medio del altiplano.
 
En el caso de Fernández, el ministro chileno señaló que se le propuso un juicio abreviado, en el cual no debía declararse culpable y en el que la pena máxima a la que se arriesgaba era la expulsión del país.
 
"Hoy podríamos haber cerrado este caso con dos soldados ya de regreso en Bolivia, y el tercero que podría haberlo hecho en muy pocos días. Desgraciadamente, han primado otros intereses, y no ha sido posible", afirmó Moreno en conferencia de prensa desde el Palacio de La Moneda.
 
Bolivia denunció a Chile ante la ONU por este caso, mientras que Chile afirma que la detención se ajusta a derecho y que el proceso está en manos de la justicia del país.
Publicado el 25 Febrero 2013
Fuentes: AFP