Viernes, 25 de Abril de 2014 | Última actualización: 23:36

Buscar

NOTICIAS/Tecnología

SACÓ A LA COMPAÑÍA DEL ANONIMATO

Ex ingenieros de Apple diseñan termostato inteligente

Ex ingenieros de Apple diseñan termostato inteligente
nest.com

Nest Labs, una empresa fundada por ex ingenieros de Apple, espera hacer con los termostatos lo que su ex empleador hizo con los teléfonos inteligentes: ponerlos de moda y volverlos intuitivos.


La empresa salió del anonimato este martes al presentar su Nest Learning Thermostat (Termostato que aprende), que puede ser programado para mantener el nivel de confort exacto para sus dueños después de una semana o menos de uso, permitiendo ahorrar energía a partir del ajuste manual.

 
"Hemos creado el primer termostato que aprende del mundo", dijo el vicepresidente de marketing de Nest Labs Erik Charlton, al mostrarle el dispositivo.
 
"Uno interactúa con el aparato por unos días y él mismo se programa teniendo en cuenta la agenda del usuario", dijo. "Uno no tiene que tocarlo de nuevo".
 
Nest Labs fue fundada por Tony Fadell, un ex vicepresidente senior de la división de Apple encargada de los iPods y iPhones, y Matt Rogers, un ingeniero de software del iPod que trabajó con Fadell en Apple.
 
Completan el equipo de Nest Labs, la vicepresidente de tecnología Yoky Matsuoka, otrora a la cabeza de las innovaciones de Google, y el vicepresidente de operaciones Johnny Gilmore, ex gerente general de Sling Media.
 
"Anualmente se venden 10 millones de termostatos y ha habido poca innovación desde la década de 1950", dijo Charlton, quien antes de estar en Nest Labs dirigió la comercialización del 'mouse' de Logitech. "Estamos cambiando eso".
 
La compañía ya comenzó a tomar pedidos en línea de estos termostatos en Estados Unidos en el sitio web nest.com, a un precio de 249 dólares la unidad. Los dispositivos se empezarán a vender en noviembre.
 
"Creemos que esta inversión se paga en un año", dijo Charlton.
 
La idea del nuevo termostato surgió cuando Fadell estaba construyendo una casa ecológica en el norte de California y descubrió lo anticuada que era la tecnología del termostato.
"Tony siempre ha tenido intereses 'verdes'", dijo Charlton. "Sabía que podíamos proponer algo mejor de lo estaba disponible y reunió a un equipo para hacerlo".
 
El elegante termostato en forma de disco se controla girando un anillo exterior. Una pantalla negra que muestra la temperatura se pone azul para indicar refrigeración o roja para el modo calefacción.
 
Se adapta a las necesidades del usuario 
 
La tecnología del nuevo termostato le permite adaptarse a los patrones de confort en un hogar en una semana de uso regular. Cuanto más ajusten los usuarios estos termostatos, más precisamente conocerá el dispositivo los niveles de confort preferidos.
 
"Hay un enorme potencial de cálculo integrado en el aparato", dijo Charlton.
 
Sensores en el termostato evalúan si las luces están encendidas, si hay movimiento y luego optan por la configuración de ahorro de energía.
 
Una hoja verde aparece en la pantalla para plantearles a los usuarios la posibilidad de ahorrar energía y dinero con sólo alterar su entorno habitual de manera casi imperceptible.
 
Los termostatos de Nest Labs también indican cuánto tiempo hay que esperar para que las habitaciones estén a la temperatura deseada, de manera que los usuarios pueden decidir si estarán en casa el tiempo suficiente como para justificar el proceso.
 
Los termostatos Nest tienen Wi-Fi para conectarse a internet, y una aplicación gratuita para el iPhone permite a los usuarios manejar el clima de su casa a distancia.
 
"Son 'chicos iPhone', así que tuvimos que tener una aplicación así" para el termostato, dijo Charlton.
 
Está previsto además próximamente el lanzamiento de una aplicación para los dispositivos que funcionen con el sistema operativo Android de Google.
 
Nest Labs, con sede en Palo Alto, California (oeste), empezó a desarrollar este termostato hace 18 meses. La lista de inversores en el proyecto incluye pesos pesados de Silicon Valley, como Google Ventures y Kleiner Perkins Caufield & Byers.
 
Publicado el 25 Octubre 2011
Fuentes: EFE