Jueves, 17 de Abril de 2014 | Última actualización: 23:03

Buscar

NOTICIAS/Cultura y Variedades

HISTORIA DE LAS CALLES

Artistas trasladan sus graffitis de las calles de grandes ciudades a las paredes de los museos de París

Artistas trasladan sus graffitis de las calles de grandes ciudades a las paredes de los museos de París
AFP

Algunos de los grafiteros que han dejado su legado inscrito en paredes y muros de ciudades como Nueva York, Barcelona o Sao Paulo, y que utilizan seudónimos tan conocidos como Banksy, Obey o Space Invader, han llevado su arte clandestino a las paredes de los museos parisinos.


La exposición "Au-delà du Street art" (Más allá del Arte Urbano), que reúne 70 obras de 13 artistas de prestigio internacional y que puede visitarse en el Museo de la Poste de París hasta el próximo 30 de marzo, es la última evidencia de esa tendencia en la capital francesa, donde han florecido galerías especializadas, como WallWorks, Itinerrance o Ligne 13.

 
"Sometido a los riesgos de la calle, del clima y de la erosión del tiempo, el 'street art' se inscribe en la historia pasando de la calle a las instituciones", resume en el catálogo de la exposición la comisaria de la muestra, Céline Neveux.
 
París, que ya había institucionalizado esta forma de arte en el pasado con exposiciones en centros como la Fundación Cartier o el Grand Palais, lleva ahora el arte urbano hasta el interior de la oficina postal, sector que también ha conquistado el espacio público a través de los buzones.
 
Es por eso que Christian Guémy (C215) ha reunido esa confluencia en "Nostos", uno de los trabajos que pueden visitarse junto a la estación de Montparnasse y que presenta el retrato de una niña con chupete estampado sobre uno de esos receptáculos que engullen cartas y que pueblan las calles de la capital francesa.
 
Evolución del arte urbano en técnicas y soporte
 
Junto a C215, otros cinco artistas (L'Atlas, Ludo, Miss.Tic, Rero y Vhils) han concebido una obra expresamente para una muestra que a través de aerosol, acrílico, plantillas "stencil", mosaicos, collage, resina o grabado que se aplican sobre muros, señales de tráfico, lienzos o cajas de pizza, atestigua la evolución del arte urbano tanto en técnicas como en soportes.
 
Lejos quedan las pinturas callejeras que firmaba Corbread en Filadelfia a finales de los sesenta y que se popularizaron en los vagones del metro de Nueva York una década después, en un contexto de crisis económica y de desigualdades sociales.
 
Actualmente, muchos de los artistas que componen la exposición parisina venden sus obras por cuantiosas sumas en galerías y subastas de arte y alcanzan a públicos muy alejados de aquel germen de protesta social irreverente, como la presidenta de la patronal francesa, Laurence Parisot, en cuyo despacho parisino reina una obra del estadounidense Quick.
 
El reconocimiento del universo de la cultura al graffiti ha seducido también a los académicos de Hollywood, que en 2011 nominaron al Oscar a la mejor película documental a la cinta de Banksy "Exit Through the Gift Shop".
 
La muestra parisina se sirve también de pequeños documentales en los que se pueden ver cómo el estadounidense Swoon interviene en los barrios de Berlín o cómo el francés Space Invader coloca sus marcianitos pixelados en las noches parisinas. De noche y con capucha, como exige el romanticismo del gremio.
Publicado el 10 Enero 2013
Fuentes: EFE