Viernes, 18 de Abril de 2014 | Última actualización: 01:00

Buscar

NOTICIAS/Política

“EXISTENCIA DEL PARTIDO EN PELIGRO”

Numerosas irregularidades en la elección del líder de la derecha en Francia

Numerosas irregularidades en la elección del líder de la derecha en Francia
François Fillon. Archivo AFP

La Unión por un Movimiento Popular (UMP), principal partido de la derecha francesa, vivió este lunes un segundo día consecutivo de confusión en torno a la elección de su presidente, con numerosas irregularidades denunciadas por los dos candidatos, que reivindican la victoria final.


Un día después de los comicios, abiertos por vez primera a todos los militantes de esta formación creada en 2002 por el expresidente francés Jacques Chirac, la comisión encargada de verificar el escrutinio se mostró incapaz de designar un ganador entre el exprimer ministro François Fillon y el secretario general del partido, Jean-François Copé.

 
Ambos reclamaron anoche la victoria, pero ésta tendrá que ser proclamada por la Comisión de Organización y de Control de las Operaciones Electorales (COCOE), que está estudiando minuciosamente los sufragios de los 180.000 militantes que votaron.
 
Las irregularidades reveladas por los dos campos bloquean el trabajo de la comisión, confrontada a constantes denuncias y a un resultado muy ajustado, con diferencias de apenas un millar de votos. Tan pocos, que los dos campos se permiten reclamar una victoria que puede depender de la anulación de una u otra mesa.
 
Los seguidores de Fillon, que representa el sector más centrista de la UMP, han pedido la anulación de varias agrupaciones partidarias de Copé, adalid del ala más derechista, que ha hecho lo mismo. El principal problema parece residir en una agrupación de Niza, localidad del suroriente francés, teóricamente dominada por los partidarios de Fillon, pero donde se han registrado algunas irregularidades.
 
UMP sumida en combate de jefes
 
En la agrupación del jefe de la campaña de Fillon, el diputado Eric Ciotti, donde el exprimer ministro acabó con más del 75% de los apoyos, se registraron 128 papeletas más que votantes. Copé pide que se anule la totalidad de los votos de las mesas en litigio, lo que privaría a su rival de algunos cientos de apoyos, suficientes, según sus cuentas, para pasar en cabeza.
 
En respuesta, el bando del exprimer ministro, que afrontaba estos comicios como claro favorito, ha presentado reclamaciones sobre mesas de lugares donde el secretario general de la UMP ganaba con claridad. Entre tanto, los dos candidatos siguen reivindicando la victoria y se mantiene el cruce de acusaciones entre sus partidarios, lo que está generando una imagen de división en esta fuerza política, un inesperado colofón a una campaña de guante blanco que había atraído poca atención mediática.
 
En ese ambiente de ruptura de la UMP, el alcalde de Burdeos, el exprimer ministro Alain Juppé, que fue el primer presidente de la formación, ha llamado a la calma a los dos campos porque "la existencia misma del partido está en peligro".
 
Juppé, considerado como una voz muy respetada en el campo conservador, habló con los dos aspirantes, que se comprometieron a aceptar el veredicto que dicte la comisión. El exprimer ministro se postuló como mediador en el conflicto en el caso de que la COCOE no logre proclamar un resultado claro de los comicios de ayer, domingo.
 
La situación de división interna ha sido aprovechada por los rivales políticos de la UMP para criticar la organización de estos comicios. El líder del Partido Socialista, Harlem Désir, consideró que la UMP está "sumida en un combate de jefes" carente de ideas.
 
Desde el ultraderechista Frente Nacional de Marine Le Pen se multiplicaron los llamamientos a los simpatizantes de la UMP para que se unan a su movimiento, más organizado y serio. Algo similar a lo que hicieron los centristas del exministro Jean-Louis Borloo, que considera que la UMP se está "derechizando" demasiado.
 
Finalmente, varios diarios consideran que la situación actual que vive la formación conservadora puede provocar el retorno a la primera línea política del expresidente Nicolás Sarkozy, que aparecería como el único capaz de unir a un partido roto.
 
 
 
Publicado el 19 Noviembre 2012
Fuentes: EFE