Jueves, 17 de Abril de 2014 | Última actualización: 16:18

Buscar

NOTICIAS/USA

SENADO TOMARÍA LAS RIENDAS

Reforma migratoria regresa a la escena política de EE.UU. con mejores augurios

Reforma migratoria regresa a la escena política de EE.UU. con mejores augurios
Archivo AFP

La reforma migratoria, una de las grandes promesas pendientes del recién investido presidente estadounidense Barack Obama, será uno de los primeros temas a debate en el nuevo Congreso, con mejores augurios, si el pulso sobre el techo de la deuda pública lo permite.


El Senado podría en breve tomar las riendas del debate, según fuentes legislativas demócratas, que tienen mayoría en la cámara, una vez la Casa Blanca plantee una propuesta legislativa en firme.

 
"Si piensas en el Congreso como un cirujano, uno no se siente muy alentado por las últimas operaciones que llevó a cabo", estima Tamary Jacoby, presidenta del grupo favorable a la reforma Immigrationworks.
 
La última legislatura del Congreso fue una de las menos productivas que se recuerda a causa del constante enfrentamiento entre demócratas y republicanos.
 
La última acción legislativa se prolongó como un vía crucis a lo largo de diciembre, hasta el mismo 1 de enero, para evitar una subida de impuestos generalizada en todo el país.
 
"Pero con todo y ese escepticismo, es difícil no sentirse entusiasmado: el presidente parece dispuesto a liderar, los republicanos están asumiendo el riesgo", añade sin embargo Jacoby.
 
La reforma para actualizar el vetusto sistema de inmigración, para hallar una solución a más de once millones de indocumentados y para reforzar la seguridad en la frontera es el único tema que ha generado cierta unanimidad política desde las elecciones de noviembre.
 
Los hispanos, que votaron masivamente por Obama, mostraron al mismo tiempo a los republicanos su poderío político, y desde entonces los líderes de ese partido, y conocidos comentaristas conservadores, se han precipitado a dar su apoyo a la idea.
 
Reforma integral o por paquetes
 
Los contactos entre personal de la Casa Blanca y legisladores se han intensificado, y en la actualidad hay un grupo de ocho senadores bipartidista que está ya examinando una propuesta de ley concreta, según fuentes coincidentes.
 
Del lado demócrata son los senadores Richard Durbin, Chuck Schumer, Robert Menendez y Michael Bennet, del lado republicano Mike Lee, Jeff Flake, Lindsey Graham y John McCain.
 
Entre los republicanos destaca también el cubanoestadounidense Marco Rubio, que se ha unido al grupo luego y que ya ha hecho circular una propuesta que genera por igual polémica e interés: propone dividir la compleja reforma en varios paquetes.
 
Uno estaría centrado en ampliar el sistema de visas para trabajadores. Sin abandonar la reunificación familiar, Rubio plantea sin embargo que el país se centre en aceptar a los inmigrantes por motivos laborales, incluidos los jóvenes ya dentro del país que estudian sin papeles.
 
En cuanto a los indocumentados ya presentes en el país, Rubio no descarta la ciudadanía, pero en un plazo lejano, previo paso durante años por un estatuto temporal.
La Casa Blanca y los demócratas creen que la reforma debe ser integral y simultánea, a pesar de su enorme complejidad.
 
Y el paso a la ciudadanía promete también ser objeto de duro forcejeo: los demócratas creen que una vez que el indocumentado pague una multa, aprenda inglés, no tenga antecedentes y pague impuestos, debe ganar la ciudadanía rápidamente.
 
Iniciativa donde todos deben ceder algo
 
Una reforma en la que todo el mundo deba ceder algo y en la que todos los interesados, desde los indocumentados hasta los empresarios y los habitantes en la frontera, se sientan ganadores, es la forma ideal de encarar el problema, aseguran esas fuentes legislativas en el Senado, bajo anonimato.
 
La Cámara baja, con 100 senadores, es un lugar relativamente más fácil para aprobar algo. "Tienes un listón mucho más bajo, sólo necesitas entre ocho y 12 republicanos (para unirse a la mayoría demócrata)", explicó un experto, William Moore, del grupo lobista Vianovo, en una reciente conferencia telefónica con periodistas.
 
"El senador (Patrick) Leahy (que preside el Comité de Asuntos Judiciales) ha prometido audiencias, creo que empezamos a ver impulso", comentó Jana Hamilton, de Capitol Legislative Strategies.
 
El principal escollo, sin embargo, está en la Cámara de Representantes, y por partida doble.
 
Por un lado, la discusión sobre la deuda pública estadounidense. El gobierno se quedará sin dinero a mediados de febrero y para seguir tomando prestado la Casa Blanca necesita la aprobación del Congreso, empezando por esa cámara.
 
Y luego la composición de la Cámara. Más de la mitad está compuesta por nuevos legisladores, la gran mayoría republicanos y escépticos ante lo que consideran una amnistía.
 
 
Publicado el 22 Enero 2013
Fuentes: AFP