Domingo, 20 de Abril de 2014 | Última actualización: 10:54

Buscar

NOTICIAS/Economía

ÚLTIMA OPORTUNIDAD PARA UN ACUERDO

Víspera de Fin de Año con cuenta regresiva hacia "precipicio fiscal" en EE.UU.

Víspera de Fin de Año con cuenta regresiva hacia "precipicio fiscal" en EE.UU.
Archivo EFE

La cuenta regresiva para el "precipicio fiscal" se inició este lunes en Washington, donde no se lograron avances significativos durante el fin de semana para evitar la entrada en vigor esta medianoche de un duro plan de austeridad forzado.


Salvo que se alcance un acuerdo en el Congreso, cada vez menos probable en tan poco tiempo, se activará automáticamente a la medianoche estadounidense un aumento de los impuestos para la casi totalidad de los contribuyentes y fuertes recortes en el gasto de la Estado federal.

 
Consecuencia de su incapacidad para ponerse de acuerdo durante semanas sobre los ingresos y los gastos, el Senado controlado por los demócratas aliados del presidente Barack Obama y la Cámara de Representantes dominada por los republicanos deben sesionar el lunes, el día de la víspera de Año Nuevo, por primera vez en más de 40 años.
 
Durante el fin de semana continuaron las negociaciones entre los líderes del Senado, el demócrata Harry Reid y el republicano Mitch McConnell, encargados por sus respectivos bandos de tratar de llegar a un acuerdo aceptable no solo para su grupo sino también para la Cámara.
 
Todo un desafío, visto el abismo ideológico que los separa. Obama cree que los votantes, mediante su reelección en noviembre para un segundo mandato de cuatro años, le dieron luz verde para aumentar la presión fiscal sobre los más ricos, una de sus propuestas durante la campaña.
 
Tiempo demasiado corto
 
"Todavía hay una brecha importante entre ambas partes. Las negociaciones continúan. Todavía tenemos tiempo de lograr un acuerdo y tenemos la intención de seguir negociando", dijo la noche del domingo el demócrata Reid en la tribuna del Senado antes de suspender el debate.
 
Este se reabrirá el lunes, 13 horas antes de llegar al "precipicio fiscal". Un tiempo muy corto dada la complejidad de la máquina parlamentaria: si Reid y McConnell, finalmente, llegaran a un acuerdo, tendría que ser aún ratificado por las dos cámaras en términos idénticos antes de su promulgación por el presidente Obama.
 
Sin embargo, este escenario parece aún hipotético. El domingo, McConnell dejó clara constancia del desencuentro en las discusiones y dijo haber contactado al vicepresidente Joe Biden, un exsenador veterano con quien tiene buenas relaciones, en un intento por romper el estancamiento.
 
La Casa Blanca permaneció en silencio el domingo respecto a las negociaciones, después de que Obama pareció echar leña al fuego al acusar a sus oponentes de ser los culpables de la crisis, lo que enfureció al presidente republicano de la cámara, John Boehner.
 
En caso de fracaso, Obama obtendría su buscado aumento de las contribuciones a los más ricos. Y los republicanos sólo tendrían que votar a partir del martes nuevos recortes para la clase media, sin traicionar su promesa de no subir los impuestos. La dificultad en el ínterin consistirá en no asustar a los mercados, ya alarmados en los últimos días por la crisis en Washington.
Publicado el 31 Diciembre 2012
Fuentes: AFP