NTN24

América Latina
Escuelas en Haití / AFP

Escuelas en Haití / AFP

15 % de las escuelas en Haití quedaron destruidas por el terremoto

El regreso a la escuela es un dolor de cabeza particular para las escuelas privadas, que representan el 80 % de las escuelas en Haití

5 Sep 2021 9:19Por: Ntn24.com

Haití lucha por enviar a los niños de regreso a clases tras la devastación del terremoto de agosto que mató a más de 2.200 personas y destruyó decenas de miles de edificios, incluidas muchas escuelas.

Es un desafío logístico y humanitario en el país propenso a desastres, el más pobre de las Américas, que nunca se recuperó por completo del gran terremoto de 2010 que mató a más de 200.000 personas y causó miles de millones de daños.

Las clases para la mayoría de los estudiantes, inicialmente programadas para comenzar el 6 de septiembre, se han retrasado dos semanas. Y se han pospuesto hasta el 4 de octubre en los tres departamentos del sur más afectados por el terremoto de magnitud 7,2 del 14 de agosto.

En esas áreas, muchas familias lo perdieron todo.

La noticia del retraso en el inicio del año escolar lanzó una cuenta regresiva para los trabajadores humanitarios, que han corrido para ayudar a las personas más necesitadas en los departamentos del sur.

VEA TAMBIÉN: Relatos de la tragedia a una semana del terremoto en Haití

- Escuelas destruidas –

"De las 2.800 escuelas en las tres áreas afectadas, 955 han sido evaluadas por el gobierno con el apoyo de Unicef, y los primeros resultados muestran que el 15 % de ellas fueron destruidas y el 69 % dañadas", Bruno Maes, director de Unicef en Haití.

"Va a ser una carrera contra el tiempo porque son solo unas pocas semanas para establecer refugios de aprendizaje seguros y protectores para los niños en estos tres departamentos para que no se pierdan otro año escolar", dijo Maes.

El año escolar 2019-2020 terminó en marzo del año pasado debido a la pandemia de covid-19. El siguiente año escolar fue interrumpido para muchos haitianos por la violencia generalizada de poderosas bandas criminales.

A fines de 2020 y principios de este año, los pandilleros llevaron a cabo muchos secuestros para pedir rescate de niños o maestros cerca de las escuelas en la capital, Puerto Príncipe.

A unos 150 kilómetros (90 millas) de Puerto Príncipe, la ola de crímenes salvó en gran medida a Camp-Perrin, pero la zona se vio muy afectada por el terremoto.

- Promesas incumplidas –

Dar la bienvenida a los niños al regreso a la escuela es un dolor de cabeza particular para las escuelas privadas, que representan el 80 por ciento de las escuelas en Haití.

"Tenemos estudiantes que aún no han pagado su matrícula para el año escolar 2017-2018", dijo Maxime Eugene, maestro de la escuela secundaria Mazenod. "No podemos enviarlos a casa y hacer que pierdan un año de escuela por dinero", dijo.

El terremoto destruyó todas las aulas de esa conocida escuela católica.

Los soldados han retirado los escombros, pero los funcionarios escolares aún esperan ayuda para iniciar el año escolar.

"Se nos han hecho promesas, pero aún no se han cumplido", dijo Eugene.

"Si conseguimos las carpas a tiempo, podemos estar listos para el inicio de clases el 4 de octubre, porque pudimos rescatar los muebles", agregó Eugene. Insistió en que es optimista a pesar de la perspectiva de tener que enseñar en el campo de fútbol de la escuela.

El distrito de L'Asile, escondido en la cadena montañosa que atraviesa la península sur de Haití, se encontraba entre los que estaban en peor situación después del terremoto del 14 de agosto, lo que dejó a los residentes desesperados.

"El edificio podría estar listo, pero yo personalmente no sé cómo voy a volver al trabajo", dijo Brenus Saint Jules, director de una escuela primaria cuya casa fue destruida por el temblor.

Al día siguiente del terremoto, un vecino le prestó unos pantalones. Y pasó las siguientes 10 noches durmiendo en la parte trasera de un camión con su esposa y dos hijos adultos, junto con otras cuatro personas que se quedaron sin hogar.

- 'Mentalmente enfermo' –

Saint Jules, de 60 años, vive ahora bajo un tosco refugio hecho de láminas de metal. Apenas puede pensar en el próximo año escolar.

El estrés y el drama de las últimas semanas lo han dejado sintiéndose "enfermo mentalmente", dijo. "Me paso el tiempo pensando en cómo me voy a recuperar".

Un maestro durante más de 30 años, Saint Jules se consuela por el hecho de que la escuela que ha supervisado durante 12 años solo resultó dañada y no del todo arruinada. Aún así, es un desastre.

"Me he vuelto pobre como la gente que no trabaja", dijo. "Es realmente difícil desde el punto de vista humano".

Continuó: "Pero desde el punto de vista material, si se repara el edificio, si el gobierno interviene para ayudar a los padres, para ayudar a los maestros, podemos abrir la escuela el 4 de octubre".

Y eso a pesar de que Saint Jules, como la mayoría de sus 400 alumnos, ahora vive al aire libre.

INFORMACIÓN AFP 
 

Te puede interesar

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.