NTN24

Bolivia

FOTO: AFP

Santa Cruz y Cochabamba con falta de oxígeno y saturación de hospitales

"Yo ya vine unas tres veces. La primera vez éramos unos 20 autos en toda la mañana, era soportable, pero cuando la familia requiere bastante oxígeno y no te dura un botellón por día, ya es desesperante", dijo Raúl

27 May 2021 11:31Por: Ntn24.com

La insuficiencia de oxígeno medicinal, la saturación de las unidades de terapia intensiva (UTI) y la falta de medicamentos han comenzado a asfixiar a las ciudades bolivianas de Santa Cruz y Cochabamba, las más afectadas por la tercera ola de la covid-19 que azota al país.

A unos 55 kilómetros de la central Cochabamba, en la localidad de Arbieto se encuentra la planta Oxígeno del Valle, que opera las 24 horas del día y hace "maravillas" para intentar abastecer la creciente demanda, explicó a Efe su jefe de planta, Amílcar Huanca.

Esa industria tiene capacidad para recargar 10 cilindros por hora, con un total de 240 diarios y a veces se complica porque los equipos requieren descansar al menos una hora, indicó.

DE INTERÉS: Ciudad boliviana de Cochabamba en situación "caótica" por nueva ola de covid-19

"Pero con todo eso no logramos abastecer a toda la población. Puede verlo, hay mucha demanda, no sé cómo estarán haciendo las otras empresas, si están o no atendiendo, nosotros estamos haciendo nuestro trabajo, pero nos están exigiendo demasiado", manifestó.

En las puertas de la industria a diario se forman largas filas de gente y vehículos desde la madrugada, a la espera de conseguir al menos un botellón de oxígeno.

"Yo ya vine unas tres veces. La primera vez éramos unos 20 autos en toda la mañana, era soportable, pero cuando la familia requiere bastante oxígeno y no te dura un botellón por día, ya es desesperante", dijo a Raúl, una persona que llevaba esperando desde la madrugada.

Este ciudadano lamentó que la enfermedad se esté manifestando ahora de una forma "más severa, más brusca".

La situación es similar en Santa Cruz, la mayor ciudad boliviana y la más golpeada por la pandemia, donde a las filas infinitas en pos de oxígeno se suman la escasez de medicamentos y la saturación de las UTI.

Es el caso del Hospital Japonés, cuya UTI ha quedado rebasada por esta tercera ola que está dejando "más estresado" al personal de salud, sobre todo porque están llegando más jóvenes que en los dos picos anteriores, comentó a la enfermera Sandra Ríos.

REDACCIÓN NTN24 / INFORMACIÓN EFE

Te puede interesar