NTN24

Brasil

Sambodromo de Río de Janeiro | EFE

Río de Janeiro tendrá pérdidas nunca antes vistas sin su icónico carnaval

En el sector turismo más de 25.000 personas contribuían de manera directa e indirecta en la mayor fiesta carioca

11 Feb 2021 8:51Por: Ntn24.com

Río de Janeiro está vacía y agoniza; no hay turistas, los hoteles operan a media marcha y el color del carnaval se esconde bajo el gris asfalto de las calles. Este año la pandemia mató a la fiesta más icónica de Brasil y dejó sin sustento a miles de cariocas que viven del espectáculo.

Por primera vez en su historia Río no tendrá su carnaval -que comenzaría este viernes- y las consecuencias económicas de su cancelación para evitar una mayor propagación de la covid se predicen nefastas, con pérdidas estimadas por la patronal de los comerciantes en 2.700 millones de reales (509 millones de dólares), cifra nunca antes vista en la postal de Brasil.

Se han visto afectados desde los ambulantes que apaciguaban la sed de miles de “folioes” (fiesteros) en las comparsas callejeras hasta los hoteleros, que han visto reducida su ocupación en más de un 50 %.

También han sentido el azote los profesionales invisibles que año tras año dan brillo al carnaval. Artesanos, diseñadores, carpinteros, soldadores, costureros y mecánicos: todos quedaron cesantes.

A ellos se suman infinidad de músicos y bailarines, así como comerciantes que importaban adornos, disfraces e implementos para el carnaval. Toda la cadena de productos, comercio y servicios ha sentido el golpe.

DE INTERÉS: El sambodromo de Río de Janeiro se convierte en centro de vacunación para adultos mayores

Los más azotados han sido los pequeños negocios y los trabajadores temporales, en su mayoría personas de escasos recursos cuyo sustento depende del carnaval.

Solo en el sector turismo más de 25.000 personas que antes ayudaban a atender las demandas de la principal fiesta carioca dejaron de ser contratadas temporalmente en hoteles, bares y restaurantes de Río, según explicó a EFE Fabio Bentes, economista de la Confederación Nacional del Comercio (CNC).

"¡Las ventas han sido pésimas! Sin el carnaval estamos vendiendo sólo un 10 %", aseguró a EFE María Vicente da Silva, una mujer de 52 años que trabaja en una tienda de artículos para carnaval en Saara, un popular polo comercial en el centro de Río famoso por la venta de este tipo de productos.

"Esto es muy triste. Vemos muchos comercios cerrando las puertas porque no tienen condiciones para mantenerse abiertos", agregó.

 

REDACCIÓN NTN24 | Con Información de EFE

 

Google News NTN24

 

 

Te puede interesar