NTN24

África
Presidente Mohamed Abdullahi Mohamed

Presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Mohamed / Foto: AFP

Disputa dentro del gobierno de Somalia amenaza con desatar nuevos disturbios

"una peligrosa amenaza existencial para el sistema de gobierno del país"

9 Sep 2021 8:28Por: Ntn24.com

Con una insurgencia islamista de larga duración y unas elecciones retrasadas durante meses, Somalia no es ajena a la inestabilidad, pero el país se enfrenta ahora al riesgo de una renovada violencia debido a un enfrentamiento cada vez más amargo entre su presidente y su primer ministro.

A continuación se explica por qué las relaciones entre el Primer Ministro Mohamed Hussein Roble y el Presidente Mohamed Abdullahi Mohamed se han deteriorado tan rápidamente y lo que le espera a la volátil nación del Cuerno de África.

Ingeniero civil formado en Suecia, Roble fue sacado del anonimato político por el presidente, más conocido como Farmajo, que lo nombró primer ministro el pasado septiembre.

DE INTERÉS: Militares golpistas prometen liberar a "presos políticos" de Guinea

En general, el tecnócrata quedó en un segundo plano frente a Farmajo, que trabajó en el Ministerio de Asuntos Exteriores y fue primer ministro antes de convertirse en presidente.

Después de que el jefe de Estado prorrogara su mandato en abril sin celebrar elecciones, desencadenando el peor brote de violencia política del país en años, recurrió a Roble para que le ayudara a apaciguar la situación pidiéndole que organizara los comicios parlamentarios.


A medida que el perfil de Roble aumentaba, comenzó a desafiar a Farmajo en varias cuestiones, lo que enfureció al presidente. 

El mes pasado visitó Kenia, marcando un deshielo en los lazos diplomáticos, días después de que Farmajo prohibiera a las instituciones o funcionarios del gobierno celebrar acuerdos con países o entidades extranjeras hasta que se celebraran las elecciones.

La semana pasada, Roble se enfrentó a la poderosa Agencia Nacional de Inteligencia y Seguridad (NISA) de Somalia, criticando su gestión de una investigación de alto nivel sobre el destino de un oficial de 25 años, Ikran Tahlil, cuya desaparición provocó una protesta.

La familia de Tahlil ha acusado a la NISA de asesinarla, una opinión respaldada por muchos somalíes que han acudido a las redes sociales para denunciar a la agencia y exigir justicia.

Cuando Roble despidió al director de la agencia, Fahad Yasin, un estrecho colaborador de Farmajo, el presidente reaccionó rápidamente, primero restituyendo y luego promoviendo a su viejo amigo al puesto de asesor de seguridad nacional.

El primer ministro respondió acusando a Farmajo de "obstruir" la investigación, y dijo que los acontecimientos indicaban "una peligrosa amenaza existencial para el sistema de gobierno del país".


La disputa pública ha aumentado las tensiones en Mogadiscio, donde el miércoles se vieron unidades militares cercanas a la oficina de Farmajo estacionadas frente a la sede de la NISA.

La disputa también ha tenido repercusiones en varios organismos gubernamentales, y un funcionario de la NISA dijo a la AFP que, al parecer, los altos funcionarios habían tomado partido en la disputa.

Un funcionario del Ministerio de Información declaró a la AFP que los periodistas de los medios de comunicación estatales habían recibido instrucciones de no difundir mensajes de Farmajo.

El miércoles por la noche, la situación se agravó aún más cuando Roble destituyó al ministro de Seguridad, Hassan Hundubey Jimale, y lo sustituyó por un crítico de Farmajo, afirmando que esta medida iba a "revitalizar" el ministerio clave, que supervisa todas las agencias de seguridad, policía e inteligencia.

El presidente no tardó en contraatacar el jueves, calificando la decisión de inconstitucional, mientras que el ministro destituido acusó a Roble de arrastrar al país "a un nuevo conflicto". 

REDACCIÓN NTN24 / INFORMACIÓN AFP 

 

Te puede interesar