NTN24
Alexis L. Leroy Alexis Leroy

Necesitamos aprender a hablar sobre el Acuerdo de París

Lea aquí la columna de opinión de Alexis L. Leroy, fundador y CEO de ALLCOT.

Técnico, complicado, aburrido, fatalista, así es como muchas personas perciben el cambio climático y prefieren cambiar la página antes de darse un momento para entender lo que está pasando, cómo nos afecta y qué podemos hacer para contribuir a frenar el calentamiento global.

Muchos hacen como las avestruces, metiendo su cabeza en un hoyo para no ver la realidad. Y algunos de los que deciden verla, comienzan a sufrir lo que la American Psychology Association (APA) describe como la ecoansiedad o “temor crónico a sufrir un cataclismo ambiental que se produce al observar el impacto aparentemente irrevocable del cambio climático y la preocupación asociada por el futuro de uno mismo y de las próximas generaciones”.

Tal vez, el problema está en que no hemos sabido informar, ni educar adecuadamente sobre el cambio climático. Existen infinidad de estudios donde se demuestra que comunicar o educar desde lo negativo NO FUNCIONA. Pero la mayoría de lo que se encuentra sobre este tema en medios de comunicación son las catástrofes del cambio climático, sin una alternativa de salvación.

Y sí, es verdad que debemos actuar ya para evitar una catástrofe climática, pero en vez de asustar, como si hubiese llegado el fin del mundo, deberíamos enfocarnos en la mirada optimista que nos da el Acuerdo de París, y que nos invita a todos a actuar para lograr la descarbonización de nuestro planeta. En ese gran Acuerdo, se deja el marco político y técnico para frenar el calentamiento global, con alternativas que van desde la reconversión energética hasta la protección de los sumideros de carbono que todavía quedan en el mundo.

Y aunque tengo que decir que no es fácil entender lo que dice el Acuerdo, pues es el resultado de muchas negociaciones científicas, políticas y diplomáticas, su esencia es sencilla y se puede explicar en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

Puedo asegurarles que sí se puede explicar el cambio climático de una manera optimista, porque mi equipo de trabajo y yo lo hacemos a diario. Por ejemplo, hoy los indígenas arhuacos de la Sierra Nevada de Santa Marta, los campesinos del sur del Meta en Colombia o los habitantes de los manglares en México o Senegal entre muchos otros, son capaces de hablar sobre calentamiento global, sobre proyectos de carbono, sobre adaptación y mitigación al cambio climático, incluso sobre proyectos productivos sostenibles.

No hay que tener un doctorado para entender que el cambio climático sí es una realidad, pero sí es necesario que sepamos que es un fenómeno real que sí nos está afectando a todos y que está en nuestras manos frenar el calentamiento global con acciones a nivel individual y colectivo.

Por eso es tan importante el desarrollo de capacidades en los individuos, las organizaciones y los países porque necesitamos un cambio cultural profundo, que incluye una revolución en nuestros valores, en nuestros hábitos de consumo, en las estructuras mentales, sociales y económicas.


Programas


Ver más