VIDEO EMBED

"Los vicios en el poder son comunes en cualquier ideología", Sergio Ramírez, exvicepresidente de Nicaragua

12/18/2018 - 19:26

El vicepresidente de Nicaragua, Sergio Ramírez analizó para La Tarde de NTN24 la delicada situación que viven los nicaragüenses

INTERNACIONALES

El exvicepresidente de Nicaragua en el primer período de Daniel Ortega, Sergio Ramírez, destacó que en la actualidad el mandatario no cuenta con el consenso social para liderar al país e indicó que "los vicios en el poder son comunes en cualquier ideología".

"Los vicios en el poder son comunes en cualquier ideología y cuando alguien quiere quedarse sentado en la silla presidencial para siempre, entonces, los países; como está ocurriendo ahora en Nicaragua, se exponen a toda clase de desmanes", advirtió Ramírez.

Explicó que la actual situación de Nicaragua es el resultado de un "proceso complejo que se ha dado por etapas, que comienza con la derrota del Frente Sandinista en 1990, cuando el queda a la cabeza de un partido derrotado, disperso y 15 años en la oposición hasta conseguir la victoria electoral en el año 2006, no porque tuviera mayor cantidad de votos que antes, sino por un pacto político con Arnoldo Alemán, que es el jefe del partido Liberal, acusado de lavado de dinero y corrupción".

Ramírez quien ocupó la vicepresidencia en el primer período de Daniel Ortega, dejó claro que el pacto entre Ortega y Alemán, consistía en que Ortega quien ya controlaba los tribunales, "le garantizaba impunidad a cambio de una reforma a la Constitución, que permite rebajar el número de votos necesario para ser electo en primera vuelta".

A su juicio luego de este acuerdo y la primera victoria electoral de Ortega se ha llevado adelante "un proceso de acumulación de poder, de controlar todos los poderes del Estado, de buscar el control social, en el afán de continuar siempre en el poder y heredar el poder a su familia".

Para el exvicepresidente nicaragüense, el régimen de Ortega no ha ganado nada tras los más de ocho meses de protesta y de resistencia por parte del pueblo de Nicaragua.

"El gobierno no ha ganado absolutamente nada, es decir, de una etapa de represión masiva que dejo más de 300 muertos, sobre todo jóvenes, ha pasado a una etapa de represión selectiva, hay más de 50 líderes que iniciaron este movimiento en abril, que están presos en las cárceles, o en el exilio y ahora las acciones gubernamentales se dirigen contra los medios o las organizaciones de los derechos civiles", puntualizó.

Ramírez destacó que el gobierno de Ortega se encuentra estancado y no logra avanzar en la recuperación del consenso social. Aclaró que al iniciar el mandato de Ortega este contaba con el consenso social necesario.

"Para mí el terreno perdido es el consenso social, de alguna manera Ortega algún tipo de consenso antes del 18 de abril de este año, pero lo ha perdido, ha perdido el apoyo de la empresa privada, el apoyo de la Iglesia Católica, perdió el apoyo internacional pasivo, su situación es de franco deterioro", adelantó.

Al hacer una comparación con la situación venezolana, Ramírez fue tajante al manifestar que la economía nicaragüense, no permite seguir adelante con un régimen represivo, al contrario de Venezuela que diariamente ingresan recursos por un millón de barriles diarios de petróleo.

“Todavía la riqueza del país (Venezuela) hace posible, no solo mantener la corrupción, un funcionamiento mínimo de la sociedad en medio del desastre. Venezuela genera diariamente un millón de barriles diarios de petróleo, que es una cuarta parte de lo que debería estar generando, pero  Nicaragua no genera un solo barril para sostener a un régimen represivo. Nosotros somos dueños de una economía muy pequeña, 10 veces más pequeña que la de Costa Rica”, precisó.

Redacción NTN24

¡Suscríbete a nuestro canal en YouTube aquí: https://www.youtube.com/ntn24!

Relacionados

"EE. UU. está comprometido en hacer todo lo posible para que Nicaragua regrese a la democracia"

El embajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos, Carlos Trujillo, se refirió a la crisis en Nicaragua y a la respuesta por parte de la comunidad internacional.

101998