NTN24

Europa
Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido. Foto: AFP

Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido. Foto: AFP

Reino Unido reforzará su controvertido plan para luchar contra la migración ilegal

El ejecutivo dedicará 50 millones de libras (65 millones de dólares, 60 millones de euros) a más personal y nuevo material tecnológico

14 Abr 2022 14:55Por: Ntn24.com

Londres anunció el jueves un controvertido plan de control de la migración clandestina, que incluye enviar a los solicitantes de asilo a Ruanda, país africano a 7.000 km de distancia, y confiar a la Armada la vigilancia de las llegadas ilegales por mar.

"A partir de hoy, la Royal Navy asumirá el mando operativo en el canal de la Mancha (...) para garantizar que ninguna embarcación llegue al Reino Unido sin ser detectada", anunció el primer ministro Boris Johnson, durante una visita a Dover, en la costa del sur de Inglaterra, por donde ha llegado en los últimos meses un número creciente de embarcaciones con migrantes.

Lea también: Reino Unido y la UE se unen para preparar más sanciones contra personalidades rusas

El ejecutivo dedicará 50 millones de libras (65 millones de dólares, 60 millones de euros) a más personal y nuevo material como helicópteros, aviones y drones, precisó.

Al mismo tiempo, llegó a un acuerdo con las autoridades de Ruanda para enviar a ese país africano, con un "lamentable balance en materia de derechos humanos" según Amnistía Internacional (AI), a personas que entren ilegalmente en el Reino Unido.

La ministra del Interior, Priti Patel, viajó a Kigali para cerrar este multimillonario acuerdo, que provocó la indignación de oenegés como AI, quien denunció "una idea escandalosamente mal concebida" que "provocará sufrimiento y malgastará enormes sumas de dinero público".

Ruanda recibirá en un primer momento 120 millones de libras (157 millones, 144 millones de euros) "para acoger a demandantes de asilo y migrantes y darles una vía legal para la residencia" y para "establecerse de forma permanente, si así lo desean" en ese país situado a 7.000 km del Reino Unido, informó su ministro de Relaciones Exteriores, Vincent Biruta.

Este proyecto del Reino Unido suscitó reacciones airadas de oenegés y la "firme oposición" del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

"Las personas que huyen de la guerra, de conflictos y de la persecución merecen compasión y empatía. No deben ser intercambiadas como si fueran mercancías y trasladadas al extranjero para ser procesadas", dijo Gillian Triggs, Alta Comisionada Adjunta del ACNUR para la Protección Internacional, en un comunicado.

NTN24

Te puede interesar