FOTO

ESPECIAL NTN24 | Presos del coronavirus: extranjeros atrapados en Wuhan

02/03/2020 - 11:35
Más de 360 personas han muerto como consecuencia del coronavirus. Hay latinos en Wuhan, ciudad de origen de la enfermedad, a la espera de que la epidemia pase. NTN24 conversó con algunos de ellos.
ESPECIAL NTN24
Foto: AFP

Especialistas creen que el coronavirus surgió en diciembre de 2019 en un mercado de mariscos y pescados en la ciudad de Wuhan, en la provincia china de Hubei, también conocido por la comercialización clandestina de carnes exóticas.

Desde el primer caso de muerte por este virus la comunidad internacional encendió las alarmas y tomó acciones para aminorar las posibilidades de que la epidemia llegara hasta sus países, sin embargo, tal empresa no fue alcanzada del todo: Estados Unidos; Canadá; Filipinas; Francia; Reino Unido y Alemania han confirmado pacientes con este virus.

América Latina, hasta la fecha, no ha confirmado contagiados. Sin embargo, a diario se estudian posibles casos.

Pese a que el virus no ha llegado hasta América Latina sí hay una realidad que nos vincula con la enfermedad: hay latinos confinados en Wuhan, ciudad donde se originó el virus, a la espera de que la epidemia pase.

NTN24, a través de sus diferentes programas de televisión, ha emprendido la tarea de contactar a algunos de estos ciudadanos y conocer así, de primera mano, su experiencia en una ciudad que ya cumple más de un mes en cuarentena.


“No siento temor ni miedo, siento más bien incertidumbre” 

Un joven colombiano de 27 años se encuentra en Wuhan y ha vivido en carne propia las fuertes medidas que las autoridades han tomado en esa localidad china.

“Desde que empezó el virus todos los días hemos sido alertados. Nos han dado medidas de protección para evitar el contagio. Entre ellas está no ir a lugares concurridos; evitar el contacto con personas con síntomas de gripa; tratar de mantenerse en casa; si hay algún síntoma contactar lo más pronto a las autoridades para hacer el análisis y evitar la propagación”, contó.

El joven de nacionalidad colombiana, quien prefirió no revelar su identidad, contó que su familia está en constante comunicación con él y que siempre le preguntan qué pueden hacer en caso de una emergencia.

“Es difícil encontrar ahora tiendas o grandes comercios. Hay muchos restaurantes cerrados, comercios cerrados. Toca ir a ciertas partes a comprar cosas cotidianas. (…) No siento temor ni miedo, siento más bien incertidumbre. Lo que se pide en estos casos es permanecer en calma”, relató.


“Ingresamos a Colombia  y pasamos desapercibidos, no nos hicieron ningún control”

Sergio Andrés Bautista, su esposa, Jessica Duque, y su hija de tres años regresaron a su país de origen desde la provincia de Yiwu, China, a la ciudad de Bucaramanga, Colombia, tras la falta de alimentos y la preocupación que se vive por la expansión del coronavirus en la nación asiática.

Tras un viaje que demoró cuatro días arribando desde el aeropuerto de Shanghái, luego a Nueva York y haciendo escala en Bogotá para finalizar en Bucaramanga. Bautista y su esposa dieron una entrevista al programa La Mañana de NTN24 en el que denunciaron que los controles que se llevan a cabo por coronavirus en Colombia son mínimos.

Caso distinto a lo que ocurrió en Shanghái y Nueva York, Bautista dijo que “ingresamos al país y pasamos desapercibidos, no nos hicieron ningún control, ni siquiera nos tomaron la temperatura. Ese cuestionario que dice el director de Migración en Colombia, Juan Francisco Espinoza, para nosotros no existió”.

Jessica Duque, esposa de Bautista ,dijo que “al momento nos encontramos muy bien de salud, no tenemos ninguna sintomatología por la cual preocuparnos. Sin embargo, no contamos con ninguna prueba médica que corrobore dicha información. Si nos gustaría descartar la posibilidad de estar infectados ya que hemos escuchado en noticias que el proceso de incubación del virus tarda entre 1 y 14 días y no muestra ningún síntoma. Entonces creo que si es importantes descartar cualquier posibilidad de contagio”.

Duque finalizó la entrevista diciendo que “queremos hacer un llamado de atención a todas las entidades del Gobierno que deben estar involucradas en este asunto, tanto a la dirección de Migración como al Ministro de Salud. Deben tomar medidas preventivas ya que esto es una situación sanitaria que no solamente afecta a China, afecta a todo el mundo y es preciso tomar medidas desde yá para evitar que este virus llegue a nuestro país”.  


“Tengo aquí mi vida, pero necesito regresar a México por seguridad”

Daniel Stamatis, un mexicano radicado en Wuhan, también contó su experiencia a NTN24. Relató que está en la ciudad china realizando un doctorado en arquitectura con bambú y que no quisiera dejar sus proyectos “botados”, pero que sí necesita volver a su país de origen mientras pasa esta contingencia. 

“Aunque tengo aquí mi vida, mi trabajo y los proyectos no los quiero botar. Simplemente quiero una contingencia ambiental, necesito regresar al país por seguridad”, dijo.

Stamatis describió como es un día en Wuhan: “todo está muy callado en la ciudad. Solo está el mercado abierto. Todo lo demás está cerrado. No hay automóviles, no hay subways (metro), no hay transporte público en general y no se puede entrar o salir de la ciudad”.

Este latinoamericano contó que ha solicitado a la Embajada de México y a la Estados Unidos la posibilidad de abordar uno de los aviones dispuestos por el Gobierno de Washington para regresar a su México natal, esto, según cuenta, mientras pasa la epidemia y pueda regresar a Wuhan para continuar con sus proyectos.


“Tuvimos que dejar de estudiar y paralizar todo”

Jack, ciudadano polaco repatriado desde Wuhan, conversó con NTN24 y contó su experiencia. Cuando llegó a Polonia tuvo que pasar seis días en cuarentana, aislado totalmente, hasta que los médicos locales determinaran que no registraba ningún síntoma del coronavirus.

“Teníamos que permanecer resguardado para evitar esto (el contagio). Cuando teníamos que ir a hacer algún tipo de compras de víveres o cualquier otro tipo de producto lo hacíamos bajo una estricta medida de seguridad sanitaria”, contó.

“En mi círculo cercano se nos había avisado temprano lo que estaba ocurriendo y tomamos las medidas que nos pidieron. Evitamos salir a las calles; usamos las mascarillas y acatamos las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Eso ayudó a reducir el riesgo de contagio (…) Tuvimos que dejar de estudiar y paralizar todas las tareas que estábamos realizando”, agregó.


Hasta la fecha más de 490 personas han muerto como consecuencia del coronavirus y se estima que unas 25.000 presentan síntomas del virus. 

Redacción NTN24.com