NTN24
Protestas

Kazajistán: 164 muertos y casi 6.000 detenidos en los disturbios

imagen referencial
Foto: AFP
Anteriormente, las autoridades habían dicho que habían muerto 26 "delincuentes armados" y 16 agentes de seguridad.

Más de 150 personas han muerto y casi 6.000 han sido detenidas en Kazajistán tras los violentos disturbios registrados esta semana en el país más grande de Asia Central, según informaron el domingo los medios de comunicación citando al Ministerio de Sanidad.

La nación, rica en energía y con 19 millones de habitantes, se ha visto sacudida por una semana de agitación, con varios extranjeros detenidos por los disturbios.

Al menos 164 personas murieron en los disturbios, 103 de ellas en la ciudad más grande, Almaty, donde se produjeron algunos de los enfrentamientos más violentos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad. 

Las nuevas cifras, que no han sido verificadas de forma independiente, suponen un drástico aumento del número de muertos.

Anteriormente, las autoridades habían dicho que habían muerto 26 "delincuentes armados" y 16 agentes de seguridad.

De interés: EE. UU. autorizó a personal de consulado a abandonar Kazajistán

En total, 5.800 personas han sido detenidas para ser interrogadas, dijo la presidencia en un comunicado el domingo.

La cifra incluye "un número considerable de ciudadanos extranjeros", dijo sin dar más detalles.

"La situación se ha estabilizado en todas las regiones del país", aunque las fuerzas de seguridad continúan con las operaciones de "limpieza", añadió el comunicado después de que el presidente Kassym-Jomart Tokayev celebrara una reunión de crisis. 

La subida de los precios de los carburantes desencadenó los disturbios que estallaron hace una semana en el oeste del país, pero que se extendieron rápidamente a las grandes ciudades, incluido el centro económico de Almaty, donde se produjeron disturbios y la policía abrió fuego con munición real.

El Ministerio del Interior, citado el domingo por los medios de comunicación locales, cifró los daños materiales en unos 175 millones de euros (199 millones de dólares).

Más de 100 negocios y bancos fueron atacados y saqueados, y más de 400 vehículos destruidos, según el ministerio.

Una relativa calma parecía haber vuelto a Almaty, con la policía disparando a veces al aire para impedir que la gente se acercara a la plaza central de la ciudad, dijo un corresponsal de la AFP.

Los supermercados volvieron a abrir el domingo, según los medios de comunicación, en medio del temor a la escasez de alimentos.

- Alta traición.
Kazajstán informó el sábado de la detención de su antiguo jefe de seguridad por presunta traición.

La noticia de la detención de Karim Masimov, ex primer ministro y viejo aliado del ex líder kazajo Nursultan Nazarbayev, se produjo en medio de especulaciones sobre una lucha de poder en la ex nación soviética.

La agencia de inteligencia nacional, el Comité de Seguridad Nacional (KNB), anunció que Masimov había sido detenido el jueves bajo la sospecha de alta traición.

La detención se produjo después de que las protestas se convirtieran en violencia generalizada, con edificios gubernamentales en Almaty asaltados e incendiados.

Masimov, de 56 años, fue despedido en el momento álgido de los disturbios, el miércoles, cuando Tokayev también tomó el relevo de Nazarbayev al frente del poderoso consejo de seguridad.

El portavoz de Nazarbayev, Aidos Ukibay, volvió a negar el domingo los rumores de que el ex presidente había abandonado el país y dijo que apoyaba al presidente.

Ukibay añadió que Nazarbayev cedió voluntariamente el control del consejo de seguridad. 

En un discurso de línea dura dirigido a la nación el viernes, Tokayev dijo que 20.000 "bandidos armados" habían atacado Almaty y autorizó a sus fuerzas a disparar a matar sin previo aviso.

Gran parte de la ira pública parecía dirigirse a Nazarbayev, que tiene 81 años y había gobernado Kazajistán desde 1989 antes de ceder el poder.

Muchos manifestantes gritaron "¡fuera el viejo!" en referencia a Nazarbayev, y una estatua suya fue derribada en la ciudad sureña de Taldykorgan.

Los críticos le acusan a él y a su familia de mantener el control entre bastidores y de acumular una gran riqueza a costa de los ciudadanos de a pie.

- Intervención extranjera
El panorama completo del caos ha sido a menudo poco claro, con interrupciones generalizadas de las comunicaciones, incluyendo cortes de Internet de varios días.

Los vuelos al país han sido cancelados en repetidas ocasiones y el aeropuerto de Almaty permanecerá cerrado "hasta que se estabilice la situación", dijeron las autoridades el domingo.

El Papa Francisco habló de su "dolor" e hizo un llamamiento al diálogo para lograr la paz en su oración del Ángelus del domingo.

Tokayev ha agradecido a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), liderada por Moscú, el envío de tropas para ayudar a hacer frente a los disturbios.

La OTSC ha enviado varios miles de tropas a Kazajistán, incluidos paracaidistas rusos, que han asegurado lugares estratégicos.

Tokayev afirma que el despliegue será temporal, pero el Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, advirtió el viernes que Kazajstán podría tener problemas para sacarlos.

"Creo que una lección de la historia reciente es que una vez que los rusos están en tu casa, a veces es muy difícil hacer que se vayan", dijo Blinken a los periodistas.

Las tensiones entre Moscú y Occidente están en lo más alto de la posguerra fría por el temor a una invasión rusa de Ucrania, y las conversaciones entre Rusia y Estados Unidos tendrán lugar en Ginebra el lunes, tras una cena de trabajo el domingo por la noche.

Rusia ha descartado cualquier concesión en las conversaciones.

"No aceptaremos ninguna concesión. Eso está completamente excluido", dijo el domingo el viceministro de Asuntos Exteriores, Sergei Ryabkov.

Redacción NTN24 / Información AFP 

Temas relacionados:


Programas


Ver más