NTN24
Miércoles, 21 de febrero de 2024
Miércoles, 21 de febrero de 2024
FAES

Fuerzas de exterminio: FAES siembran el terror en barrios de Venezuela

Fuerzas de exterminio: FAES siembran el terror en barrios de Venezuela
Desde 2018, el grupo no gubernamental de derechos humanos Cofavic ha registrado 831 "ejecuciones" llevadas a cabo por miembros de FAES"

Miriam Gamarra, una empleada bancaria de 39 años que vive en una parte difícil de Caracas, recuerda haber sentido un dolor en el pecho cuando escuchó los disparos a la distancia mientras se dirigía al trabajo.

"Señor, por favor cuida a mi hijo", murmuró para sí misma.

Pero sus oraciones fueron en vano.

Su hijo de 21 años, Luis Ariza, fue asesinado esa noche de mayo por una fuerza especial de la policía venezolana que ha sembrado el miedo en los barrios de la capital.

Gamarra no está sola en su dolor de corazón.

Ariza es uno de los cientos de residentes que han sido asesinados por las Fuerzas de Acción Especial (FAES) en lo que sus seres queridos y grupos de defensa han dicho a AFP como "ejecuciones".

Estas acusaciones han llegado hasta el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la ex presidenta chilena Michelle Bachelet.

Después de reunirse con familiares de víctimas en junio en Caracas, Bachelet pidió la disolución de FAES, una unidad de élite creada en 2017 por Nicolás Maduro para "combatir el crimen".

Desde 2018, el grupo no gubernamental de derechos humanos Cofavic ha registrado 831 "ejecuciones" llevadas a cabo por miembros de FAES, en base a información de familiares y sus propias observaciones sobre el terreno.

- Cuentas en conflicto -

El 13 de mayo, la FAES ingresó a la casa que Ariza compartió con su esposa y sus dos hijos, dice su familia.

Cuando su esposa e hijos fueron bloqueados en la casa, los agentes se lo llevaron. Estaba desarmado, dicen sus familiares.

La esposa de Ariza dice que cuando finalmente pudo salir de su casa, encontró su cadáver en la calle.

Pero la FAES cuenta una historia completamente diferente.

En un informe interno obtenido por AFP, las fuerzas especiales dicen que el joven estaba en la calle portando un arma cuando un agente le ordenó que se detuviera y no cumplió.

Ariza luego disparó contra una estación de policía, lo que desencadenó un furioso tiroteo con oficiales en los que resultó herido de muerte.

La FAES dice que Ariza era sospechoso de estar involucrado en un homicidio, pero el informe interno también dice que no fue objeto de una orden de arresto, ni su arma fue señalada de ninguna manera.

Dos años antes, había pasado tres meses en detención preventiva en relación con las protestas contra Maduro. Fue casi al mismo tiempo que Maduro decidió crear el FAES.

Las fuerzas especiales tenían la tarea de "proteger a la gente del crimen y las pandillas terroristas" que Maduro dijo que estaban vinculadas a la oposición.

No pasó mucho tiempo antes de que las quejas y acusaciones de irregularidades de FAES comenzaran a llegar.

- 'Instrumento para infundir miedo' –

Bachelet, organizaciones no gubernamentales y familiares de los muertos dicen que las fuerzas especiales están actuando más allá de la ley, principalmente en las zonas urbanas pobres.

Están acusados de disparar a hombres jóvenes a quemarropa, inventando tiroteos para cubrir sus huellas, ocultando informes de autopsias y evitando que los familiares vean los archivos oficiales.

En un informe publicado en julio, Bachelet dijo que sospechaba que las autoridades venezolanas estaban utilizando el FAES y otras fuerzas de seguridad "como un instrumento para infundir miedo en la población y mantener el control social".

El único hijo de Carmen Arroyo, Cristian Charris, fue asesinado en septiembre de 2018.

"Dado que el gobierno sabe que no es popular en las zonas pobres, está enviando a estos asesinos para intimidar a las personas y asegurarse de que nadie se levante para impugnar las violaciones de nuestros derechos", dice.

Maduro ha acusado a Bachelet de mentir en su informe y dijo: "¡Apoye a la FAES! ¡Viva la FAES!"

La AFP solicitó reiteradamente comentarios al Ministerio del Interior, que supervisa la FAES, pero no respondió.

Según datos oficiales, 17.849 personas murieron desde 2016 hasta mayo de 2019 en casos relacionados por "resistirse a la autoridad".

Para Bachelet, estas muertes atribuibles a las fuerzas de seguridad, todas las unidades, podrían considerarse en muchos casos ejecuciones extrajudiciales.

- 'Ejemplos' –

La FAES proyecta a propósito una imagen que pretende infundir miedo en los lugareños. Los miembros usan equipo táctico negro, a menudo se cubren la cara y tienen un parche de calavera cosido en las mangas.

No se sabe nada sobre dónde se reclutan los agentes. Nadie sabe cuántos agentes hay en la FAES.

A veces muestran los cuerpos de sus víctimas "como ejemplos", según relatos de testigos transmitidos a Cofavic.

El jefe de la unidad, Rafael Bastardo, está bajo sanciones estadounidenses. Washington lo acusó de violaciones de los derechos humanos.

En un cementerio de Caracas, Ruth Pérez está de luto por su sobrino Johander, de 21 años, quien según ella fue asesinado por la FAES unos días antes.

Su tumba está al lado de la de su cuñado Wuilkerman Ruiz, quien, según testigos, murió en la misma redada en Petare, uno de los barrios marginales más grandes del área de Caracas.

Los vecinos dicen que vieron a Johander de rodillas, con los ojos vendados. Luego fueron confinados a sus hogares. Escucharon disparos. La familia encontró su cuerpo en el camino.

Los familiares dicen que la FAES acusó a Johander de ser un ladrón.

Pérez ya había perdido a su hermano Jesse en julio de 2018, y a su sobrino Yondris en agosto pasado, ambos también víctimas de la FAES, dice ella.

Según la fundadora de Cofavic, Liliana Ortega, el 98 por ciento de las muertes atribuibles a la FAES quedan impunes porque "la mayoría de las veces, la investigación nunca pasa de la etapa preliminar".

Los fiscales dicen que desde 2017, 695 miembros de las fuerzas de seguridad de Venezuela han sido procesados por asesinato, tortura, arrestos ilegales e invasiones de viviendas. De ellos, 109 han sido condenados.

AFP preguntó a los fiscales si alguno de los juzgados o condenados eran miembros de FAES, pero no obtuvo respuesta.

- Obteniendo justicia -

En Petare, Arroyo le dijo a AFP que esperó más de un año para ver el archivo de su hijo muerto.

Charris, de 25 años, murió de una herida de bala cuando se dirigía a su casa desde una fiesta de cumpleaños en su honor.

Un testigo le dijo a Arroyo que Cristian levantó las manos en el aire, pero los agentes de FAES le dispararon de todos modos.

En su informe, la unidad de élite dijo que Cristian era un criminal. Pero según los registros policiales, no tenía antecedentes penales en absoluto.

Su familia dice que los agentes colocaron una pistola al lado del cadáver de Cristian. Arroyo dice que un experto notó que la colocación de la pistola en relación con el cuerpo no tenía sentido.

"Si al menos supiera que el policía que mató a mi hijo estaba en prisión, me sentiría más en paz", dijo, revelando su determinación de "obtener justicia"

Temas relacionados:


Programas


Ver más

Especiales

Ver más