NTN24

Venezuela
"Ni obeso ni hipertenso": Familiares de fallecido por COVID-19 desmienten versión oficial

FOTO: Cortesía

"Ni obeso ni hipertenso": Familiares de fallecido por COVID-19 en Bolívar desmienten versión oficial

La familia atribuye la muerte a la ausencia de personal médico y a una atención deficiente del caso

8 Jul 2020 19:35Por: Ntn24.com

El pasado sábado, 4 de julio, el ministro de Comunicación e Información del régimen venezolano, Jorge Rodríguez, como parte del balance diario sobre el avance de la pandemia en el país, reportó una víctima mortal del COVID-19 en el estado Bolívar, el cuarto más afectado.

Entre los detalles, Rodríguez describió al fallecido como un hombre "obeso, hipertenso y diabético", descripción que le da a la mayoría de los muertos por coronavirus.

Los familiares de la víctima, cuyo nombre era Carlos Cabello, de 52 años de edad, cuentan una historia distinta. Cabello no era ni obeso ni hipertenso. De hecho, no contaba con patologías previas. La familia atribuye la muerte a la ausencia de personal médico y a una atención deficiente del caso.

-Los hechos-

Carlos Cabello trabajaba en la CVG-Alcasa. Al presentar malestar general, la familia lo llevó a tres hospitales públicos y en ninguno le ofrecieron atención. Sin embargo, lograron que un médico lo viese en casa. La recomendación: realizar un test para descartar COVID-19.

Tras un ajetreo, lograron conseguir la aplicación de la prueba rápida, que dio positivo al igual que la de todo su entorno cercano. La prueba PCR la enviaron a Caracas para su análisis y confirmación.

Mientras tanto, Carlos ya presentaba fiebre de 41° y dificultad para respirar. Sus familiares, en cambio, se encontraban sin síntomas.

Decidieron trasladar a Cabello a Uchire, en Unare, donde fue hospitalizado en un Centro de Diagnóstico Integral (CDI), pero tras un fuerte aguacero que afectó las instalaciones, debieron trasladarlo a Puerto Ordaz, con la intención de ingresarlo más adelante en el Hospital Ruiz Páez, que queda a una hora de esa ciudad.

Debido a los severos problemas con la gasolina en el estado Bolívar, debían realizar un viaje al día, y su familia preparar las tres comidas correspondientes.

En Ruiz Páez se acabó el oxígeno, así que debieron llevarlo al Hospital de Guaiparo en San Félix, donde lograron conectarlo al respirador tras una discusión.

Una de sus hijas, por ser médico, tuvo acceso a la información interna del hospital, donde se enteró de que sí existían los insumos pero no contaban con reguladores de oxígeno. Los mandaron adquirir los reguladores en el mercado negro.

Sin embargo, tras más discusiones, apareció un regulador disponible.

Carlos quedó aislado, pero le permitieron conservar su celular.

La madrugada del viernes, 3 de julio, su hija recibe una llamada: "Me siento como infartado", le decía Carlos, informándole que no había médicos en el lugar.

Inmediatamente partieron hacia el hospital y se comunicaron con el personal, quienes respondieron que quizá se trataba de un "ataque de ansiedad" por el encierro. Le dijeron que Carlos había intentado escapar de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Minutos más tarde, antes de que llegaran al hospital, se les informó el fallecimiento de Carlos, producto de un paro cardiaco.

Como trabajador de CVG, la organización Profamilia se encargaría de los gastos funerarios. Sin embargo, el cementerio Jardines del Orinoco les informó que los fallecidos por COVID-19 debían abonar $ 100 extra.

Horas más tarde, los vecinos y conocidos ya se habían enterado de la muerte, y la información comenzó a circular por la ciudad y a través de las redes sociales. Como consecuencia, todos los familiares fueron rechazados, e incluso les negaron la venta de alimentos.

Para todos, la familia de Carlos es "potencial transmisora" del virus.

Al día siguiente, sintieron indignación al ver cómo el régimen se refería a él como una persona con cardiopatías, obesidad y diabetes, justificando así su posición como "paciente de alto riesgo".

Sus familiares niegan que Carlos Cabello sufriera alguna patología previa. Según ellos, su ser querido fue víctima de la negligencia del sistema de salud.

Redacción NTN24 / Tomás Lugo

Te puede interesar